lunes, 17 de octubre de 2011

Se alargó la distancia, pero queda un gustito amargo












Por Daniel Lubel

Boca venía de ganarle a Tigre en La Bombonera y, tras dos semanas sin jugar por las eliminatorias, debía enfrentarse a Belgrano, otra vez de local. El receso permitió la vuelta de Cvitanich, que se recuperó del desgarro y reemplazaba a Mouche. Somoza volvía de la suspensión y entró por Erbes.

Los resultados de los equipos de abajo favorecieron al conjunto de Falcioni, ya que Racing empató contra San Martín de San Juan, Colon hizo lo mismo contra Argentinos y Atlético Rafaela perdió 3-0 con Estudiantes. Por lo tanto, antes del partido de Boca, la diferencia era de 5 puntos, y ganando o empatando la estiraría. Era una buena oportunidad.

En la semana hubo mucha discusión y polémica por el recibimiento de la gente local a Belgrano, equipo que mando al Nacional B a River por primera vez en su historia, pero al final no pasó más que de alguna bandera celeste o de algún aplauso a un jugador en el calentamiento previo.

El partido empezó con muchas imprecisiones y la pelota mas afuera de la cancha que adentro. Ningún equipo era dominador absoluto y se repartían la pelota. Tanto es así que los dos arqueros eran espectadores de lujo. Riquelme intentaba, pero no podía con la férrea defensa del Celeste.

Recién a los 30 minutos fue la primera aproximación al arco, y fue para el visitante. Mansanelli ejecutó un tiro libre, y la pelota quedó flotando en el área. Pérez la encontró y le pegó de derecha, pero pasó muy lejos del arco de Orión. Dos minutos después, Cvitanich no pudo agarrar un centro de Riquelme y el balón le quedó a Clemente Rodríguez. Éste le pegó al arco, pero rebotó un defensor. Viatri llegó a conectar el rebote, pero le dio de zurda, incomodo, y se fue por arriba.

En una de las últimas de la primera mitad, el 10 xeneize desbordó y metió el centro para Cvitanich, quien definió mal y su remate se fue muy alto.

Hubo polémica unos minutos después, ya que Ribair Rodríguez agarró a Riquelme adentro del área. La jugada parecía penal, pero Abal decidió que no había sido falta.

A los 44 minutos, Viatri la recibió en la izquierda y quiso pasar a Lollo. Éste lo cubrió bien, y en los intentos del 9 para que la pelota no se vaya afuera hizo un mal movimiento de rodilla y quedó tirado en el piso, pidiendo ayuda. Inmediatamente vinieron los médicos y decidieron que no podía salir jugando. Al principio se dijo que era un esguince, pero la cosa parecía un poco más grave. El delantero de Boca salió de la cancha y fue a la clínica a hacerse los estudios correspondientes en el entretiempo.

Aunque fue un partido muy luchado en la primera etapa, Boca fue más que Belgrano, pero no era claro en sus llegadas y el equipo cordobés marcaba muy bien (y pegaba mucho). El partido era trabado en la mitad de cancha. Falcioni dispuso del ingreso de Blandi por el lesionado Viatri.

Para colmo, cuando Boca había empezado bien el segundo tiempo y estaba atacando, Riquelme no aguantó más y pidió el cambio. En su última intervención, amagó muy bien y sacó un derechazo fuerte, que Olave sacó muy bien al córner. Gracián lo reemplazó.

A los 19, fue el mismo Gracián el que pudo haber abierto el partido. En vez de abrirla, decidió patear al arco pero su disparo fue débil y Olave controló bien. A los 25, el “Picante” Pereyra se dio vuelta en el área, y sacó un remate muy fácil para Orión.

Después de esa jugada, hubo otra polémica. Erviti tiró un caño en el área y el “Chiqui” Pérez lo pisó. El ex Banfield exageró la caída. No solo que Abal no cobró penal, si no que amonesto al jugador de Boca.

A los 28, Gracián intentó de lejos y la pelota pasó cerca. Y cuatro minutos después, Blandi desperdició la chance de gol más clara del partido. El “tano” Gracián le metió una muy buena pelota, y el ex Argentinos, quedó solo. Sin embargo, definió muy mal y Olave la detuvo.

Cuando ya estaba por terminar el partido, Boca tuvo dos oportunidades más. A los 43, Chávez probó de lejos, el arquero dio rebote, y el rebote le cayó a Blandi, que volvió a definir mal, y Olave se volvió a lucir. Y en la última jugada del partido, Clemente subió con lo que quedaba y le dio de zurda. La pelota se fue por arriba y terminó el partido.

A pesar de que Boca tuvo más chances de gol, también hay que decir que le falta creación y juego adelante, especialmente cuando falta Riquelme. Si hay que elegir un merecedor del partido ese es el conjunto xeneize, ya que Belgrano casi no atacó, pero el fútbol se define por goles, no por méritos. Es muy destacable también que a Boca siguen sin convertirle goles (solo 2 en 11 partidos) y que estiró su invicto a 21 partidos.

El punto deja a Boca a 6 puntos de sus perseguidores, a 8 fechas del final. En los próximos 5 partidos deberá enfrentarse al 2º, al 3º, al 4º, al 7º y al 8º. Le quedan partidos difíciles. Esa seguidilla será importante para ver para qué está Boca.

El próximo partido será el martes 25 ante Colón en Santa Fe, ya que el domingo hay elecciones en la ciudad. Es muy dudosa la presencia de Riquelme en ese partido. El 10 llegó con lo justo al encuentro con Belgrano y tuvo que salir antes de los 55 minutos. Si no llega, Gracián lo reemplazará.

Pero lo más importante es la lesión de Viatri. Finalmente, fue una rotura de ligamentos, que le demandará entre 5 y 7 meses. El jueves o a mas tardar el viernes se hará la cirugía, y obviamente no podrá jugar lo que resta del Apertura.

Legalmente Boca puede comprar a un reemplazante. A pesar de que se habló de Silva, Tevez, Teófilo Gutiérrez y hasta Palermo, todavía no hay nada concreto. Además, solo podrá comprar jugadores del fútbol argentino. Por lo pronto, el reemplazante natural de Viatri es Blandi, aunque puede poner a Mouche o a Gaona Lugo.

Puntajes:

Orión 6: Lo único que tuvo que hacer es cortar centros. La única que tuvo fue un remate muy fácil del Picante Pereyra,

Roncaglia 6: Bien en la marca, aunque le faltó un poco en ataque.

Schiavi 7: El más seguro en la defensa. Ganó tanto por arriba como por abajo.

Insaurralde 6: Partido tranquilo para el “Chaco”. No tuvo inconvenientes.

Rodríguez 6: Se proyectó en ataque, aunque no influyó. No se complicó en defensa.

Rivero 5: La actitud de siempre, pero no estuvo bien con la pelota en los pies.

Somoza 6: Partido tranquilo para el volante central. No tuvo problemas con Vásquez, y distribuyó bien a diferencia de otros partidos.

Erviti 5: Igual que Rivero. Ayudó en la marca, pero no se junto con el enganche y no ayudó en la conducción.

Riquelme 6: Solo jugó el primer tiempo y unos minutos del segundo. Incomodo por la asfixiante marca del mediocampo cordobés, no influyó como en otros partidos.

Cvitanich 5: Mucha entrega, pero no tiene situaciones de gol. La única que tuvo la mandó al cielo.

Viatri 4: Jugó muy atrás y es por eso que casi no tiene situaciones de gol. La única que tuvo la desperdició. Solo jugó el primer tiempo por la rotura de su ligamento anterior izquierdo y estará entre 5 y 7 meses inactivo.

Blandi 4: Tuvo dos chances claras de gol, y las desperdició.

Gracián 5: Muy movedizo, pero no condujo al equipo y estuvo impreciso en algunas acciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada